Cómo lidiar con un jefe que te tiene manía

En el trabajo diario pueden surgir tensiones o roces que provocan situaciones incómodas y distanciamientos entre los compañeros. Si es incómodo cuando ocurre con algún compañero directo, puede serlo aún mayor si sucede con el jefe.

Puede ocurrir que notes que el jefe te ha cogido manía y que no te trata de igual manera que al resto, que no tiene en cuenta tu opinión o que directamente no te presta la menor atención.

Si esto sucede, se produce una situación incómoda en la que no se sabe muy bien cómo actuar por miedo a una represalia o por no querer avivar más la tensión. Entonces ¿qué se puede hacer?

Hay que tener en cuenta que puede que sea sólo una percepción tuya y que el jefe no sea consciente de ello. Por eso, es recomendable esperar un tiempo prudencial y ver si la situación cambia. Si por el contrario, la situación persiste o incluso se agrava, es el momento de tomar decisiones.

Antes de actuar, analiza a qué puede deberse esa situación y si has cometido algún error que pueda haberla motivado.

Una buena opción puede ser que tantees a tus compañeros para ver si ellos sienten lo mismo. Hazlo de manera discreta y con gente de tu confianza. Si ellos también sienten que les tienen manía, entonces es probable que se deba a algún aspecto que no tiene que ver con el desempeño laboral.

Para dar solución al problema, dirígete al origen. Acude a tu jefe y, siempre desde el respeto, plantéale la situación de manera educada y conciliadora. Muchas veces al hablarlo de cara nos daremos cuenta de que todo se ha debido a algo sin importancia o que incluso no ha habido ningún problema y se trata sólo de una percepción. Hablar las cosas es la mejor manera de darle solución.

Si aún así no se soluciona y la situación se vuelve insostenible, sólo te queda la opción de dirigirte al departamento de recursos humanos o a superiores de mayor nivel. Esta opción en arriesgada ya que puede llegar a oídos de tu jefe y, además, si no tienes pruebas de lo que dices pueden no tenerlo en cuenta.

 

Tags: ,

No comments yet.

Deja un comentario